top of page
  • Writer's pictureSofia Vilaro

Let It V: el restaurante con una sofisticada propuesta a base de plantas

Let It V es el proyecto gastronómico de dos socios y hermanos -Gabriel y Uriel Hendler- que se unieron con una misma idea: ofrecer un menú rico y saludable a la vez. La idea se materializó y, hoy en día, ya cuentan con dos sucursales, donde no solo promueven el fortalecimiento de la salud física y mental a través de la alimentación, sino que también refuerzan el concepto con una mirada sustentable y socialmente responsable.

 

Los locales tienen su propia identidad: el de Palermo, donde todo empezó, es Boutique, con barra y terraza incluida; y el de Manduca es Street & Arts, una propuesta en el centro más bien descontracturada. Hay uno más en la calle Honduras (este solo de delivery y take away). Además, cuentan con un centro para producción en Vicente López. También lo usan para desarrollar ideas y capacitaciones. 

 

La decoración está unificada, aunque cada uno de los locales tiene su impronta. En el de Palermo por ejemplo predomina el color verde agua en su barra, tiene azulejos alargados y sillas de pana. La iluminación es un detalle que resalta, porque cada lámpara está pensada para crear una atmósfera amena y agradable. Lo mismo sucede con la madera colocada en las paredes y la vinoteca, que genera una sensación acogedora. La disposición de las mesas y las sillas propicia una cercanía con el sushiman o el bartender, al estilo japonés, donde el diálogo entre el comensal y los profesionales de la gastronomía fluye de manera orgánica y feliz. Además, el set de vajilla que utilizan fue creado de manera 100 % artesanal por Muk, la marca de una artista con vasta trayectoria que se inspiró en los colores de la tierra para darles vida a las tazas, platos, azucareras, etc. Un dato no menos importante es que su packaging para delivery y take away es sustentable, de cartón fino y reforzado, con un diseño particular. 

 

En líneas generales, el público de Let It V ronda desde los 24 a los 50 años, porque cada día son más y más las personas que llegan a este tipo de cocina gracias a que los jóvenes las adentran en esta experiencia de descubrir nuevos sabores y combinaciones a base de plantas. 

 

La marca cuenta con espacio propio para investigar y desarrolla constantemente distintos tipos de fermentos y pruebas para lograr, por ejemplo, las texturas de los quesos y huevos porque son difíciles de reemplazar. Se abastece de productos orgánicos y libres de pesticidas de productores independientes que trabajan la tierra. También busca alternativas sin azúcar y, en lo posible, artesanales porque su objetivo es que los alimentos estén bien limpios y cuidados. Actualmente, trabaja con la marca Cuatro Estaciones, que no solo es su proveedor de confianza, sino que le ayuda a contactarse con otros pequeños productores. 

 

En lo que respecta a la propuesta gastronómica, cada sucursal tiene la suya propia con opciones que se repiten en todas. Es una carta que cambia en cada estación debido a que usan los vegetales de cada época. Sobresalen los platitos para compartir, como el hummus de hierbas (con pepinos en pickles, garbanzos crocantes y tomates marinadas y asados al kamado) o la cake de ricota de maní (con duraznos asados, tomates frescos, rúcula y microgreens). Las ensaladas son una parte importante del menú y la sugerida es la de quinoa (con boniatos asados, zanahorias glaseadas, kale, castañas y hierbas). Como principal, se puede pedir un bife de tofu a las 5 especias (se cocina con 5 especias chinas, asado en kamado, sweet chili, palta, hojas verdes, pickles, cajú y sésamo) o el arroz salteado (con vegetales, piña grillada, tofu frito, salsa agripicante de piña y maní tostado).

 

Maxi Nader es el sushiman y creador de las ocho piezas veganas que aquí se ofrecen. Algunas de las opciones son los Lennon (con vegetales en tempura, queso de anacardo con cobertura de shitakes marinados y gajos de lima fresca) y los Maki Furai (con portobellos grillados, palta, verdeo y vegadelphia, rebozado en panko y finalizado con salsa teriyaki). Otra alternativa muy interesante es la degustación de nigiris y gunkans, que incluye dos nigiris de portobello grillado, manteca japonesa, sal de huacatay y lima; dos gunkans de gírgolas, salsa anticuchera y lima; dos nigiris de choclo tataki y chimichurri nikkei y dos nigiris de berenjena, salsa tare y sésamo blanco.

 

En la sucursal de Palermo, hay disponible un “vrunch”, únicamente los sábados, domingos y feriados de 10 h a 16 h, que incluye dos cafés de especialidad; una jarra, que puede ser de limonada con menta y jengibre, de Tepache o de Agua de Jamaica; dos platitos, que se puede optar por ceviche, espárragos o quesadillas; dos platos principales, para elegir entre el omakase x12 piezas, ensalada o rosti de boniato; cookies o budines y una opción de torta ($8.990 para dos personas). También tienen tres tipos de cheesecake: la clásica de frutos rojos (con base crocante de frutos secos, queso crema de cajú, tofu y lima, decorado con geleé de frutos rojos), una versión de maracuyá y una keto de frutillas, apta para diabéticos porque no lleva azúcar. 

 

Las preparaciones se acompañan con su extensa carta de vinos y cócteles de autor como el Punch (con ron Havana Club blanco, jugo de ananá, jugo de naranja, jugo de limón y almíbar), el Smash (con Cynar, jugo de pomelo, jugo de limón, almíbar y penacho de menta) o el Tropical (con vodka Absolut, jugo de limón, almíbar de maracuyá y frutos rojos). 

Otro de los pilares en los que se apoya este proyecto tiene que ver con la cordialidad en la atención, dado que pretenden replicar el buen trato que les dan a los alimentos en sus comensales. En Let It V tienen un conjunto de creencias que las ponen en práctica hasta en el más mínimo detalle y es así como cobra relevancia la calidez que cada trabajador le pueda brindar a las personas que elijan este lugar.

 

Let It V te invita a experimentar una aventura culinaria única, donde los sabores, colores y texturas se combinan para crear una experiencia sensorial inolvidable. Ya sea para desayunar mientras se trabaja, almorzar en pareja, tomar un buen cóctel de autor después de un día de trabajo, o bien, una cena con amigos, siempre con buena música y en un ambiente relajado.

 

Let It V

Boutique: Costa Rica 5865, Palermo. De miércoles a lunes de 09.30 h a 23.30 h (martes cerrado).

Street & arts: Av. Corrientes 1660, local 2. Manduca, Paseo la Plaza. De lunes a domingo de 09 h a 00 h.

Instagram: @letit_V

5 views0 comments

Comentários


bottom of page